Los balsetes un primer paso.

Este fin de semana se ha dado un gran paso por “los amigos de los balsetes”, se ha realizado una presentación pública de los avances de su trabajo en la restauración de los balsetes del monte de Samper.

Es necesario tener en cuenta la importancia que han tenido los balsetes en la economía y cultura locales, la unión o dependencia con los mases, como viviendas temporales, el mantenimiento de las “agüeras” como medio para recoger el agua. Todo el conjunto era imprescindible cuando la agricultura dependía de las caballerías como fuerza motriz, y la ganadería estaba extendida.

Posteriormente, cuando llega la mecanización generalizada del campo, estos conjuntos “mas, balsete y agüera” pierden su funcionalidad y comienza su abandono y deterioro. Habrá que hablar también de este proceso tan desalentador.

Hoy día, aunque su funcionalidad desapareció a final de la década de los 60 del siglo pasado, estos conjuntos pueden tener su importancia como elementos de interés cultural, representativos de un modo de vida desde finales del siglo XVIII hasta la mecanización del campo. (Hoy día, no tiene sentido mantener el balsete cuando puedes volver al pueblo en menos de una hora). Sin embargo, el balsete, los pozos, o las balsas, además mantenían una fauna y vegetación característica, y un ambiente húmedo que hoy día es importante y necesario. El mantenimiento de los balsetes como puntos de agua dispersos en el monte, que, junto con las balsas, los pozos y los cursos de agua semipermanentes, pueden llegar a mas de 120 puntos, representan un cambio sustancial en el paisaje estepario y casi desértico de nuestro pueblo. Además, de la importancia y puesta en valor como elementos de interés turístico, cultural, deportivo, etc…

Balsetes del monte de samper

El tiempo pasa muy deprisa, y muchas de nuestras actividades cotidianas se olvidan muy pronto. Sin embargo, elementos imprescindibles en el devenir de nuestra cultura, no debemos dejarlos caer en el olvido.

Las balsas, balsetes, pozos, etc han sido elementos que permitieron la expansión de la agricultura y la ganadería en el monte, donde además de refugio proporcionado por los «Mases», el agua era necesaria para beber las personas, las caballerías y el ganado. Para conseguir la disponibilidad de agua se recurrio a la busqueda de lugares que pudieran recoger agua, almacenarla y conservarla. Se construyeron mas de 60 balsetes de diferentes formas geométricas (redondas, cuadradas, rectangulares, etc) todas con un fondo arcilloso impermeable, mas o menos profundas y muchas con las paredes cubiertas de piedras de sillería. Siendo elementos importantes asociados a los balsetes las «Güeras», construidas y conservadas para recoger el agua de lluvia, la pila para dar de beber a las caballerias, o las escleras para alcanzar el agua.

Estos elementos, que tan importantes han sido en la cultura de un pueblo ganadero y agrícola, no se deben olvidar, al contrario, deben recuperarse como simbolos vivos de lo que se puede hacer para sobrevivir en un ambiente estepario donde la carestía de agua es una realidad. Y apostaría no solo por su recuperación, sino por enmarcarlos en una exposición-museo donde se exaltara el conjunto «mas, balsete, güera» que tanto significó en nuestro pueblo no hace mas de 50 años.

CAMPOS DE LAVANDA

Una maravilla el paseo vesperino por los campos de lavanda en Brihuega (Guadalajara). Una vez entrado el verano y con la floración en todo su explendor, merece la pena darse un paseo en medio de los campos de lavanda, donde el aroma, el color, el zumbido de los insectos, el contraste del pasisaje te impregna y te traslada a un estado catartico despejando todos los sentidos que en la vida cotidiana estan dormidos.

Página de personal Paulino Fandos